Bandera de Sto. Domingo de los Tsáchilas

Bandera de Sto. Domingo de los Tsáchilas

La bandera representa la Provincia Santo Domingo de los Tsáchilas. En la bandera de la Provincia Santo Domingo de los Tsáchilas, se mantienen los colores originarios de la bandera cantonal: rojo y verde, (gules y sinoples heráldicos).

Divide la bandera un aspa de color negro y blanco (sable y plata heráldicos), que contiene los colores del “manpe tsanpá” originario, cuya suma es catorce, correspondiente a las parroquias y al cantón, que forman la provincia. 

El aspa de sable y plata configura, además, los cuatro ejes viales (Pichincha, Guayas, Manabí y Esmeraldas) que atraviesan Santo Domingo. El Sol representa “yo” en tsáfiqui, con rayos cortados en color amarillo y blanco (oro y plata heráldicos), que significa la riqueza humana, organizativa y material. El Sol, en la parte central que se sitúa en el medio del aspa y recoge en sus cuatro principales rayos lineales los puntos cardinales y los cuarenta años de intento de provincialización.

Los otros cuatro rayos lineales: noreste, sureste, noroeste y suroeste, simbolizan las cuatro cuencas hidrográficas más importantes de la región: noreste: el curso medio y bajo del río Toachi; noroeste: la cuenca del río Quinindé; sureste: la cuenca del río Borbón; suroeste: la cuenca del río Peripa. Los cuatro rayos ubicados en nornoreste, estesureste, sursuroeste, oestenoroeste, aluden a los cuatro comités de provincialización, que impulsaron la provincialización de Santo Domingo.

Los últimos cuatro rayos flamígeros en nornoroeste, sursureste, estenoreste y oestesuroeste representan las cuatro épocas de mayor riqueza agrícola de la provincia. Del centro del Sol, emerge un colibrí, símbolo de sabiduría ancestral Tsáchila, policromo, en postura ascendente hacia la esquina superior izquierda de la bandera, y ocupa todo el espacio del astro. Ave que por sus colores alude la multiculturalidad, la plurietnicidad que caracteriza a Santo Domingo; sus alas abiertas evocan el amor fraternal, con el que esta tierra acogió a gentes de otros lugares y a quienes nacieron aquí. Las diecisiete plumas que tiene, corresponden a los diecisiete meses que duró hacer la consulta y lograr la provincialización.

Sol: Simboliza la herencia cultural de nuestros mayores, el legado de 40 años de lucha, sus rayos indican la riqueza hidrológica, base de nuestra prosperidad agrícola y pecuaria.

Colibrí Policromo: Representa la multi culturalidad, la pluri etnicidad, su vuelo en ascenso simboliza el cumplimiento de nuestro destino de gloria, sus alas abiertas, evocan el amor y generosidad de esta tierra; sus 17 plumas aluden, a los 17 meses que tomó hacer la consulta y lograr la provincialización.

Rojo: Representa el fuego, la sangre de nuestros ancianos que nos antecedieron, el unto de achiote.
Verde: Expresa la frondosidad de nuestra región, la renovación de la Naturaleza, esperanza e inmortalidad.
Amarillo: Color del oro, utilizado para significar riqueza, la eternidad, la sublimación.
Negro: Comporta la seriedad, el rigor austero, proviene del “huito”, árbol utilizado para pintar las franjas del “manpe tsanpá” originario.
Blanco: Es la suma de los colores que representan la luz, la pureza, lo incorruptible, la perfección.

Autor: Andrea Pía Amores Argandoña
 

Destinos cercanos

Anterior Siguiente

Tours con salidas confirmadas

Anterior Siguiente

Tours seleccionados

¡Suscríbete para recibir noticias sobre turismo y ofertas exclusivas!